Psicóloga experta en terapia presencial y online de pareja.

Terapia de pareja

Somos un saco de experiencias y aprendizajes heredados por las personas que nos han criado y ello nos marcará porque se convertirán en hábitos, rutinas, creencias y valores que están tan interiorizados que serán parte de nuestra vida.

Cuando comenzamos una vida de pareja, cada miembro trae consigo todas esas experiencias, reglas, rutinas, etc. Llega la hora de convivir y de construir ese hogar con ilusión y lleno de expectativas, pero nos enfrentamos a la realidad, en la que cada miembro muestra sus opiniones, reglas, hábitos que se tienen tan interiorizados, pensando que son los únicos que existen, no entendemos otra forma e incluso pensamos que no existe otra y con ello comienzan los desacuerdos, desencuentros y conflictos.

La pareja es la persona que comparte contigo tu vida, es tu compañero, tu aliado, tu amante, es aquella persona de confianza con la que puedes mostrarte tal y como eres, pero también es refugio de dolor, de liberación de rabia y frustración, tras haber tenido un mal día de trabajo, enfado con algún familiar o amigo o por alguna herida abierta del pasado que llevamos arrastrando.

A veces, no nos damos cuenta de que la persona que tenemos enfrente, de aquella de la que nos enamoramos y proyectamos en ella todas nuestras emociones negativas, provocando dolor y daño sobre nuestr@ compañer@ de vida. Nos olvidamos de que la clave para mantener una relación se basa en el respeto, comprensión, apoyo mutuo, en la comunicación afectiva y efectiva y en el cariño, se nos olvida que la relación es dinámica, cambia permanentemente junto con nuestros cambios.

A lo largo de la vida de una pareja, se producen situaciones estresantes, problemas económicos, nacimiento de un hij@, cambio de hogar, problemas familiares, entre otros o pueden existir problemas individuales que provocan desencuentros que si se prolongan en el tiempo, hace que se pierda el bienestar, la tranquilidad, que la comunicación sea destructiva, llena de ira y de reproches y con ello las dudas acerca de continuar con la relación.

Se tiende a culpabilizar al otr@ sin ser conscientes de nuestra parte de responsabilidad, porque pensamos que no tenemos los recursos para afrontar esta situación y resolver los conflictos.

La falta de empatía, la capacidad de ponerse en la piel del otr@ y la falta de asertividad, de comunicarse sin ser hirientes, ni ofensivos, son señales que ponen en riesgo la relación de pareja.

Si existe un problema de pareja, ambos miembros tienen parte de responsabilidad, sois un equipo. Por ello, es necesario reconocer qué está ocurriendo y qué parte de responsabilidad corresponde a cada un@, ya que como consecuencia de estos desequilibrios y desajustes, pueden surgir algunas de las siguientes dificultades:

  • Dificultades en la comunicación
  • Problemas sexuales
  • Dificultades para afrontar los cambios del ciclo vital
  • Ruptura de pareja
  • Problemas de celos, entre otros.

El abordaje de la pareja, se realiza siempre respetando las ideas, creencias y valores propios y compartidos.

Buscaremos en cada un@ los recursos y herramientas para afrontar esta situación y conseguir que la relación se convierta en todo aquello que se ha perdido. Juntos conseguiremos recuperar el amor, la armonía, la confianza, el respeto, la comunicación positiva, la diversión… en definitiva, todos los ingredientes necesarios para lograr una relación más consolidada, fuente de bienestar y tranquilidad para cada un@.